martes, 4 de diciembre de 2012

UN PASTEL MUY ESPECIAL

Me lo propuse y lo conseguí. Se me metió en la cabeza que este año le tenía que hacer el pastel para sus tres añitos. No quería que fuera uno cualquiera, tenía que ser especial y hecho con amor. Tenía que ser de Fondant, o de plastelina como ella lo llama. Ya hace unos días que me puse a practicar, mirando tutoriales por Youtube hice Mi primer pastel, unos días después fué el cumpleaños de mi madre, y con la escusa de practicar hice Mi segundo pastel y llegó el día de hacer el Tercero y más importante.

Estuve todo el día en la cocina, y no es un decir. Empecé a las nueve de la mañana y a las siete de la tarde, sin haber ni comido, me veía sin pastel. La idea que llevaba pensando durante muchos días de lo que haría no era capaz de saberlo hacer.  Me empecé a impacientar, pero la desesperación se apoderó tanto de mí que hizo que por arte de magia me surgieran las ideas y que poco a poco fuera improvisando.

Al final tanto esfuerzo mereció la pena. A mi pequeñina le encantó, los invitados alucinaron, o al menos eso fué lo que me transmitieron. Y algo muy importante, no solo tenía que ser bonito, tenía que estar buenísimo, y así fué, y una satisfacción de oír a la gente como me felicitaban y como me decían lo chulísimo y buenísimo que estaba. Y este fué el resultado.






7 comentarios:

  1. Prima te ha quedado muy bonito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, pero lo mío me costó

      Eliminar
  2. Oye, pues luce genial! :))) A mí también me pasa que me cuesta mucho ponerme con los postres, pero cuando salen bien están tan riiiicos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí es que los dulces me vuelven loca. Gracias

      Eliminar
  3. Que pastel mas chulo! Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Muchas gracias. Qué ilusión que me comentes Txell

      Eliminar